¡Sonríe! Esto es mediación cultural

“¿Media qué?” Explicar nuestro trabajo no siempre es fácil, ya que nuestra profesión es bastante desconocida para el común de los mortales, ¡a pesar de que se encuentra en muchos lugares! La mediación cultural se puede resumir como una manera de difundir los contenidos de la colección o exposiciones de un museo o centro cultural a sus visitantes. Pero es mucho más que eso. En Cápsula Cultura creemos que el público puede participar activamente y ser crítico, por lo que el mediador siempre va a intentar conseguir que reflexionemos y nos hagamos preguntas más allá de recibir una información determinada. ¿Suena aburrido? ¡Nada más lejos de la realidad! Siempre desde el rigor, apostamos por acercarnos a la cultura de una manera fresca, amena y dinámica que conecte con el público para que no solo aprenda y desarrolle sus propias herramientas a la hora de visitar un museo, sino para que también pase un buen rato y se lleve a casa una agradable experiencia. ¡Así siempre dan ganas de volver y repetir!

Y prometemos que “mediación cultural” será el único término raro. El visitante es el rey, y por eso no podemos situarnos por encima y hablarle en un lenguaje que no le suene de nada. Nosotros nos adaptamos a cada individuo y a cada grupo, para que todos puedan sacar el máximo partido a su paso por el museo. Para lograr tan difícil pero necesaria misión contamos con un gran aliado: las herramientas tecnológicas y digitales. Nuestras visitas, talleres, recursos escritos y audiovisuales las utilizan y, en muchas ocasiones, tratan sobre la cultura digital, ya que ese es el tiempo en el que vivimos. Si en tu día a día usas pantallas, pides comida a través del móvil o te descargas la última app, ¿por qué deberías volver a un pasado analógico al pisar un museo? ¡Ni hablar! Los museos están vivos, y pueden ser muy modernos: internet, redes sociales, arte y nuevas tecnologías, cine, videoclips, fotografía (¡selfies incluidos!), robots, programación, videojuegos, los últimos gadgets… ¿Suena bien? Pues sonríe, porque esto es mediación cultural made in Cápsula Cultura.